Consumidores en Uruguay

 

Ante la disparidad de productos existentes en el mercado bajo la denominación de carne picada, INAC en el cumplimiento de sus cometidos de normalización de productos estimó conveniente la reglamentación de la composición y elaboración de carne picada.

Por decreto 215/006 de julio de 2006 se reglamentó la composición, elaboración, manejo y características físico químicas y microbiológicas que debe cumplir la carne picada para su expedición al público con la finalidad de homogeneizar el producto y defender el consumidor.

Asimismo se elaboró una guía fotográfica con carnes picadas de diferente tenor graso para ser expuesta en todos los locales de carnicería con la finalidad de que sirva de guía a los consumidores.

Por otro lado, dado que no existía un método con base sólida para el cálculo del consumo de carnes en el mercado interno y por ende en el cálculo del consumo pér cápita , INAC desarrolló una metodología clara y accesible para el cálculo del consumo per cápita de carnes.

Es importante acompañar el funcionamiento del mercado interno por un doble motivo: por un lado, es un destino imprescindible para la ecuación económica de la industria; por otro lado, la carne es uno de los productos esenciales de la canasta de consumo uruguayo y promover mecanismos para un mejor acceso a dicho producto para contribuir al bienestar colectivo.

Según estimaciones de INAC, el consumo de carne bovina por persona y por año del Uruguay es del orden de los 60 kg (con hueso), una de las cifras más altas del mundo.

Esto hace que el monitoreo del consumo en el mercado interno adquiera una relevancia fundamental para contribuir a la formulación de una política pública que garantice el acceso a la proteína animal de los más amplios sectores de la población.